El legado de Pixar

Imatge

Es un hecho reconocido que la irrupción de Pixar en el panorama cinematográfico supuso un antes y un después para la historia del cine. Y ello es válido tanto en el campo técnico como en la narrativa. A día de hoy son muy pocas las películas de animación que nada deben a dicha productora, y tanto es así que incluso la “vieja animación” (dibujos animados no realizados por ordenador) parece haber aprendido algo de ella. De igual modo, los mismísimos maestros de la historieta animada, es decir, Walt Disney, parecen haberse convertido en alumnos de su estilo. De hecho, el último trabajo de dicha distribuidora da buena prueba de ello, y la llegada del mismo a nuestras pantallas nos da una magnífica oportunidad para hablar del tema.

Creadores de un lenguaje

Aunque en realidad nada surja del vacío, hay que reconocer la notoria aportación de ciertos productos – superiores a la mediana en lo que a innovación se refiere – a sus respectivos campos. Sin duda, Pixar es responsable de varios trabajos de tales características, empezando por su primera creación, Toy Story. Partiendo de lo básico, el que esta fuera la primera producción realizada íntegramente por ordenador nos obliga a reconocer la necesaria invención lingüística que debió tener lugar. Las percepciones evolucionaron, desde la textura del dibujo hasta el movimiento de la animación, y ello supuso un cambio de dirección en la narrativa. Como hemos dicho, la película de John Lasseter tuvo que cargar con esta responsabilidad y ello comportó que toda producción realizada por ordenador posteriormente  topara con la obligación de tomar determinados caminos abiertos por la misma.

Imatge

Pero Pixar no se conformó con trasladar la narrativa convencional al nuevo terreno. En parte gracias a las nuevas posibilidades que ofrecía el formato en 3D y en parte por la capacidad creativa de John Lasseter, las películas de la productora renovaron la narrativa animada dotándola de agilidad y fluidez.  Además, y como en parte ya hiciera Hayao Miyazaki –reconocido ídolo de Lasseter –  con sus estudios Ghibli, introdujo el auténtico lenguaje cinematográfico en el campo animado: las imágenes parecían tomadas por una cámara igual que lo parece en el cine de personas, algo que añadía seriedad a las historias y ayudaba a salvar distancias entre animación y realidad.

Al mismo tiempo, Lasseter supo darle la vuelta al descubrimiento mostrando planos y movimientos de cámara en realidad imposibles, algo que produjo un nuevo impacto, puesto que el resultado fue una curiosa sensación de acercamiento a un mundo inexistente. Lo que determina la importancia de encontrar este doble juego es la facilidad con que se aprecia dicha característica narrativa en la mayoría de las posteriores piezas animadas, incluso en aquellas no realizadas por ordenador.

Imatge

Introducción de temáticas cinematográficas: hagamos cine

Más allá del tratamiento de la imagen, existen otros dos aspectos renovadores en el cine de Pixar. Uno de ellos es el tratamiento desde la animación de temas profundos y trascendentales, de los que hasta hace poco solo se ocupaba el cine de actores de carne y hueso. Tenemos, por ejemplo, el dilema sobre la eternidad estática frente a la felicidad efímera de Toy Story 2, el  planteamiento sobre si el talento es o no transferible en Ratatouille, la sobreprotección paternal en Buscando a Nemo, el valor de la moral por encima de las leyes legales en Los Increíbles… Incluso si nos quedamos con lo más sencillo, lo máximo a lo que podríamos reducir el argumento de Toy Story es a una bella historia sobre la amistad. A Pixar no le hicieron falta más que 3 películas para demostrar que su trabajo era cine de calidad para todos los públicos, logrando llevar la animación al verdadero terreno cinematográfico.

Inventores de fantasía con lenguaje adulto

El tercer aspecto a mencionar es la invención de mundos fantásticos regidos por reglas sociales (incluso en ocasiones jerárquicas) tomadas del mundo real. Podemos encontrar, por ejemplo, la sociedad oculta que son los juguetes de la saga Toy Story, cuyas normas de convivencia y deberes para con los humanos esconden múltiples metáforas y guiños dirigidos a nuestra sociedad (metáfora en qué encontramos incluso la dictadura: recuérdese la guardería de Toy Story 3). De igual modo está el submundo inventado en Monstruos S.A., cuya referencia a la corrupción empresarial remite claramente a la de nuestro mundo. Se trata, en resumen, de la invención de universos inexistentes destinados a divertir a los niños dirigiendo la verdadera tesis a los adultos.

Pues bien, da la casualidad de que todos los aspectos pixarianos mencionados pueden encontrarse en ¡Rompe, Ralph!, la más reciente producción de la distribuidora Walt Disney. No debemos olvidar que John Lasseter, padre de Pixar y todo su sello, se encuentra a día de hoy en la distribuidora mencionada en calidad de productor, algo que explica las similitudes entre ambas (ya visibles en títulos anteriores como Descubriendo a los Robinson y Volt). A parte de eso y teniendo en cuenta que a pesar de todo ¡Rompe Ralph! es una película que no pertenece a Pixar sino a Walt Disney, he aquí un ejemplo de film no perteneciente a la productora pero claramente bebedora de su estilo.

Imatge

El resultado es una película para todos los públicos destinada a entretener con dignidad y prestigio, que dispone de prácticamente todos los aspectos con los que se pueda definir el estilo Pixar (y curiosamente, prácticamente sin “sello Disney”). Pues bien, siendo como parece ser (ahora que la animación por ordenador ya es algo normal en nuestro mundo) que las productoras hijas de la madre creadora (Pixar) van encontrando su camino y que esta última parece estar tocando techo (proceso que nos ha dado hasta ahora nada menos que 13 películas, prueba de lo mucho que tenía por decir), podríamos afirmar que estamos ante la pieza en la que culmina toda su aportación al mundo de la animación.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s