TOP 10 de 2012

El cine y sus 10 mandamientos

10 .- Los Vengadores (Joss Whedon) – El difícil logro que es hacer bien lo sencillo

Empecemos por lo básico. La marca más notable de la ausencia de cine comercial de calidad en los últimos años no es otra que la desaparición del buen entretenimiento gratuito. Así como en su momento disfrutamos de las aventuras de Indiana Jones, Star Wars o Regreso al Futuro, han transcurrido décadas enteras sin la aparición de nuevos personajes que nos sorprendieran con aventuras no vistas hasta la fecha (lo siento, no puedo contar al capitán Jack Sparrow).

Es cierto que en el año 2009 fuimos sorprendidos por la reaparición de James Cameron, pero debo reconocer que si bien Avatar representó un indiscutible avance tecnológico para el cine, en realidad no supuso ninguna reinvención genérica. Además, la experiencia no consistió en descubrir un producto cuyos nuevos e interesantes rasgos nos hicieran disfrutar de casi tres horas de acción, sino más bien en encontrar una cinta cuya gran capacidad para entretener y dejar sin parpadeo al público nos hacia olvidar sus rasgos tópicos y repetitivos (no se me mal interprete, me encanta esta pieza).

Sí, también es cierto, hemos presenciado la aparición de nuevos personajes genéricos realmente exitosas, como por ejemplo la de Jason Bourne o el regreso de Batman. Pero ello parece más una magnificación puntual de un estilo de cine destinado a un público determinado que la llegada de una nueva pieza de acción para todos los públicos. Si no me creen, prueben a mostrar cualquiera de los dos personajes a un niño. Y si aun no les sirve, comparen la coincidencia de criterios de estas últimas con la de las tres mencionadas en el primer párrafo.

De modo que la llegada de Los Vengadores es sin duda el resultado de un largo recorrido a través de caminos abiertos por piezas dirigidas a un público más reducido (las recientemente mencionadas y muchas otras, como por ejemplo Iron Man, Casino Royale o X-Men: First class) y supone el regreso del buen cine palomitero por excelencia a nuestras salas. La prueba de ello: nunca antes un film de superhéroes había gustado a un conjunto de edades y estilos de público tan dispar.

[ Crítica en: http://cinemaspotting.net/2012/05/15/los-vengadores-humor-sin-sonrojo/]

9 .- Intocable (Oliver Nakache, Eric Toledano) –  El difícil logro que es hacer reír  

En cierto modo no hay nada de sorprendente en la aparición de una pieza como Intocable:

Ahí están  los franceses con su buen cine de siempre. Pero yendo un poco más lejos, el hecho es que ni los mismos franceses consiguieron con Bienvenidos al Norte llegar a un público dvd-intocabletan extenso como lo han hecho con la muy admirable Intocable. Por ello es justo decir que gracias a Oliver Nakache y Eric Toledano la buena comedia ha vuelto a las pantallas. Es cierto que nuestros envidiables vecinos nunca han abandonado del todo al cine cómico, obsequiándonos con deliciosas piezas como Besen a quien quieran, Un engaño de lujo o la ya mencionada Bienvenidos al Norte.

Pero estas últimas no dejan de ser películas ajenas al arte popular, algunas de ellas más exitosas que otras, pero cuya existencia solo se esfuerzan por reivindicar ciertos críticos y cinéfilos. En cambio, con el estreno de la película que nos ocupa, el espectador ha acudido a las salas de cine como si de un film norteamericano estándar se tratara, y lo mejor de todo es que lo ha hecho para visionar una comedia cuya notable proporción entre éxito y calidad no se daba desde hacía años. A decir verdad, no recuerdo un triunfo como este del cine francés desde Amelie, como tampoco recuerdo una comedia para todos los públicos tan buena desde hacia años. ¡Viva el cine francés, viva la buena comedia!

8 .- Amor Bajo El Espino Blanco (Zhang Yimou) … y no menos difícil, un buen romance

Parece que por fin volvemos a situar a Zhang Yimou en el lugar que le corresponde. Tras su momentáneo desplazamiento de las salas para orquestar el apartado visual de los juegos olímpicos de su país natal, nadie parecía acordarse del talentoso director que en otros tiempos nos trajera joyas tan reivindicables como multitemáticas. En mi opinión ya había demostrado seguir siendo el talentoso director de siempre con su brillante adaptación Una mujer, una pistola y una tienda de fideos chinos. Pero es cierto que con Amor bajo el espino blanco ha conseguido una cinta más reflexiva y de mayor profundidad bastante meritoria.

Ya hacía demasiado tiempo que al adjetivo “romántico” lo acompañaba un tono peyorativo por ser asociado a la sensiblería y superficialidad. Lo triste es que tal prejuicio está justificado, puesto que ha pasado largo tiempo sin que el cine nos presentara una buena historia de amor que no produjera vergüenza ajena (la última que me viene a la cabeza es El fin del romance, de Neil Jordan, sin contar excepciones independientes como Jane Eyre). Por ello es un placer descubrir tan hermosa pieza como el penúltimo trabajo del director de Hero.

No nos queda más remedio que quitarnos el sombrero ante una fantástica película romántica que alterna a la perfección la narrativa oriental con la hollywoodiense y de la que resulta una bella historia de amor al estilo más clásico sin tener por ello nada que reprocharle. Vuelve el romanticismo mediante el regreso de un gran director.

7 .- Skyfall (Sam Mendes) Añadamos algo de complejidad al asunto

Hay que reconocer que dirigir la tercera entrega de la franquicia James Bond protagonizada por Daniel Craig era una apuesta difícil. Después del radical giro de conceptos tomado en Casino Royale (grata sorpresa para muchos e imperdonable cambio de estilo para tantos otros) y de la general decepción producida por Quantum of Solace, parecía difícil encontrar un camino que recuperara al antiguo personaje sin caer en el error de su inmediata predecesora y al mismo tiempo seguir el camino abierto por el nuevo actor, sin tampoco repetir las fórmulas de la primera. La apuesta de Sam Mendes ha consistido en reinventar.

No se trata de una reinvención del género de acción ni tampoco de una nueva forma de desarrollar las secuencias trepidantes, pues el tratamiento de las persecuciones y peleas apenas presenta nada de especial. Más bien se trata de un nuevo punto de vista hacia los personajes: aun estando lejos de presentar una gran evolución o profundidad de personalidades (faltaría más, no olvidemos cual la pieza de la que hablamos) los protagonistas parecen por primera vez tener un pasado responsable de su carácter y conducta.

Así es como Sam Mendes consigue un mayor peso en las peripecias bondianas y dota su obra de un envoltorio oscuro formado por incontestables dilemas éticos; y también mediante el cuestionamiento de la legitimidad de los personajes principales frente al razonable comportamiento de sus antagonistas. Por primera vez conocemos parte de la personalidad de Bond sin que ello altere su clásico carácter heroico y sentimos que la aventura transcurre tanto por fuera como por dentro de los personajes.

6 .- Marley (Kevin MacDonald) – ¿Y por qué menos aventuresco por ser real?

Llevo años insistiendo en que el documental forma parte del cine de igual manera que lo hace la ficción. Es difícil dar a entender que los reportajes televisivos de animales y programas sociales de corta duración carentes de protagonista, tres actos e incluso en ocasiones de conflicto (como los de 30 minuts o Callejeros) no forman parte de este género. Para aquellos que aun no lo vean claro, e aquí un buen ejemplo de cine en estado puro perteneciente al documental.

Marley es una película de tres actos con un protagonista que tiene un claro objetivo (ojo: con ello no pretendo decir que allí donde no estén protagonista y objetivo no pueda hablarse de documental, como tampoco puede decirse tal cosa de la ficción), y el recorrido que este hace para lograr su cometido no es distinto al de cualquier personaje de una buena película de aventuras. Tiene momentos cómicos, momentos emotivos, momentos emocionantes y momentos tristes. Apetecible a toda hora y de fácil digestión, un paso adelante para el documental.

[ Crítica en: http://cinemaspotting.net/2012/08/13/reyes-de-la-transparencia-3/ ]

5 .- La Vida de Pi (Ang Lee) – … y hablando de realidad, el agridulce placer de vivir

La vida de Pi - Trailer
Hasta ahora hemos hablado de aventuras, comedia, romanticismo, acción y documental, cinco tipos de cine de los que este año hemos podido disfrutar (alguno por primera vez en mucho tiempo) mediante (más de) cinco notables películas. Pues bien, del mismo modo que diferenciamos entre acción y aventuras aunque se trate en ambos casos de puro entretenimiento y a pesar también de que en ocasiones estos se entremezclen, igualmente podemos distinguir la simple película de aventuras de la cinta de aventuras reflexiva, como podrían calificarse a El hombre que pudo reinar, Forrest Gump o El paciente inglés.

Durante mucho tiempo lo más parecido que hemos tenido a este género han sido las (magníficas) películas de Pixar, de las que cabe destacar (dentro del estilo mencionado) Buscando a Nemo, Wall-e, Up, Los increíbles o Toy Story 3. Ellas han sido un importante sucedáneo multigenérico, pero tristemente, al tratarse de films de dibujos animados no han supuesto un antes y un después como lo habrían hecho películas de imagen real (un tema sin duda de puro prejuicio, pues en mi opinión en algunos casos hablamos de auténticas obras maestras). Pero parece ser que empezamos a recoger sus frutos: es inevitable encontrar parte de ese estilo que alterna malabarismos narrativos con una demoledora profundidad en el último film de Ang Lee.

Así es como el trabajo de muchos años mediante películas dirigidas a un público más reducido, como las acabadas de mencionar (sí, lo se, todas ellas muy conocidas, pero por desgracia más de la mitad de su público las ha visto creyendo encontrarse ante cine para niños), y otras como Big Fish (a la que le pasa algo muy parecido a las de Pixar por tratarse de cine fantasioso), El rey pescador o Expiación nos ha llevado a una cinta dirigida a todos los públicos de la que niños y adultos pueden disfrutar sin necesidad de apartar la vista de la pantalla en ningún momento.

[ Crítica en: http://cinemaspotting.net/2012/12/06/imagenes-con-valor-oculto/ ]

4 .- Los Descendientes (Alexander Payne) Más agrio que dulce: tristes episodios de la vida

los_descendientes_11787Esta vez sí, hablamos de un género que nunca ha desaparecido de la taquilla. Lo hemos encontrado en el cine más comercial de Spielberg y en los experimentos más morbosos del cine independiente de Lars von Trier. Se trata del drama, no siempre con final trágico y tal vez en ocasiones con determinadas secuencias cómicas e incluso un desenlace en cierto modo optimista, pero drama después de todo. Hablamos de un estilo camaleónico con infinitas posibilidades, de características difuminadas y moldeable como pocos. El mérito de esta película está, precisamente, en cómo un film cuyo género consigue hacerse notar con tanta facilidad logra destacar por encima del resto.

La novedad se encuentra en su curioso cruce entre cine independiente al estilo de Juno o Up in the air y el drama familiar por momentos tan parecido a Secretos y mentiras como a la más comercial (aunque no peor) La tormenta de hielo. El resultado es un profundo viaje emocional que toma prestados elementos del clásico drama para toda la familia (como podrían ser American Beauty  o La fuerza del cariño) y también del más crudo realismo del cine independiente semejante al de Mike Leigh o Todd Solonz. En cualquier caso, una película altamente recomendable que conmueve y entristece de igual manera que provoca sonrisas y transmite optimismo.

3 .- Millennium (David Fincher) Distracción a modo de sedante

Encontramos aquí otro género cinematográfico muy echado de menos en los últimos años.

Digámoslo ya, Milenium es un impecable thriller sólido y contundente presentado como una pieza comercial hecha a la antigua usanza: relato genérico cuyo propósito no es otro que entretener pero dotado de un amplio abanico de personajes profundos y bien perfilados así como también de una interesante trama que en ningún momento menosprecia al espectador.

David Fincher nos presenta un magnífico trabajo cuidado hasta el último detalle, de elegante puesta en escena y con una dirección sorprendentemente contenida que nada tiene que ver con el dinámico Fincher de The Game o El club de la Lucha. Una película, en definitiva, de buenos y malos, pero que trata a unos y otros con el mismo respeto de forma a caso parecida a como ya lo hiciera en Se7en.

De fotografía impecable y con una composición de planos tan detallada como transparente, el director de Zodiac nos ofrece una obra hecha para ser disfrutada como lo estuviera en su momento El padrino (salvando las distancias) y en cierto modo parecida a la más reciente El Topo (en tanto que pieza de entretenimiento narrada con ritmo pausado y dotada de cierta profundidad).

2 .- La Cueva de los Sueños Olvidados (Werner Herzog) Y una vez recuperados, reflexionemos

No podía faltar en esta lista la película anual cuya profunda reflexión bastara para deslumbrar a todo tipo de pieza cinematográfica aun siendo vista por unos pocos. Más arriba hablábamos de cómo el documental puede presentarse con características narrativas no distintas a las del cine de ficción dispuesto a entretener a todos los públicos. En este caso hablamos de una pieza que está mucho más allá de su condición no ficcionada como el año pasado lo estuvo El Árbol de la Vida de cualquier género mencionable.

Herzog nos ofrece una visita por la cueva Chauvet mediante la cual nos deleita con una bella reflexión espacio-temporal con tintes existencialistas. Esta vez las características del documental no solo demuestran estar a la altura del mejor cine de ficción, sino también ser capaces de lograr un viaje trascendental metafísico comparable con cualquier otro tipo de arte. El mejor testimonio histórico cinematográfico hasta la fecha y una de las más profundas y hermosas reflexiones realizadas en cualquier película.

[ Crítica en: http://cinemaspotting.net/2012/06/27/la-cueva-de-los-suenos-olvidados-3d-reinventado/ ]

1 .- Los Miserables (Tom Hooper) Armémonos con todo lo aprendido y a disfrutar

Bien. Hemos cogido a Los vengadores y nos hemos quedado con su aire aventuresco para luego añadirle un poco de la comedia políticamente correcta de Intocable, cierta poesía dramática de Amor bajo el espino blanco, un mínimo de profundidad de personajes gracias a Skyfall y una estructura clásica de tres actos con protagonista y objetivo cedida por Marley. Así hemos llegado a una interesante mezcla antes definida como cinta de aventuras reflexiva: La vida de Pi.

A continuación realizamos el proceso inverso como si de una dispersión de géneros se tratara: nos desprendemos de la aventura y dejamos al drama, puesta en escena y profundidad como sostén principal de la historia, con lo que llegamos a Los descendientes. Luego eliminamos de la historia todo tipo de drama obligando a que puesta en escena y profundidad se hagan cargo de todo, de lo que resulta la más que entretenida Milennium. Y en un último gesto nos despojamos de la puesta en escena quedando la profundidad como columna vertebral de la historia, multiplicando por diez su presencia en La cueva de los sueños olvidados para cubrir los huecos dejados.

Lo que viene a continuación es precisamente esto: un despojo de todo artificio innecesario que hasta ahora se haya empleado como gancho comercial permitiendo así a fotografía, montaje y puesta en escena estar al puro servicio de una narración cuya fuerza y profundidad es suficiente para llegar a todos los públicos de forma sencilla pero indudablemente tajante, como pasara años atrás con Amadeus o Las amistades peligrosas.

Y sumando de nuevo los tres últimos géneros mencionados, esto es, el emotivo drama de Los descendientes, la impactante puesta en escena de Milenium y la absorbente profundidad de La cueva de los sueños olvidados encontramos el film del año, el regreso definitivo de la calidad sin “peros” a las salas de cine mediante una fantástica pieza de drama social para el todos los públicos. Encontramos, en fin, Los Miserables.

[ Crítica en: http://cinemaspotting.net/2012/12/28/el-regreso-de-la-calidad/ ]

Anuncios

Un comentario el “TOP 10 de 2012

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s