Fin de semana del 19 y 20 de enero

Bien, al parecer, este fin de semana nos dará algo más de trabajo que el anterior. Topamos con cuatro estrenos que hasta ahora han dado bastante de qué hablar, dos de ellos en el campo comercial y los otros dos, especialmente uno, más bien dentro del círculo de crítica y cinefilia especializada. Empecemos.

Como siempre, empezamos por lo evidente. Indudablemente, los protagonistas de esta semana son Spielberg y Tarantino. Dos veteranos del cine de estilos muy distintos que con su último trabajo parecen haber logrado reafirmarse como autores, en un momento en que público y críticos se frotaban las manos dispuestos a no perdonar el menor descuido.

Últimamente, la desigual aunque prolífica carrera de Steven Spielberg parecía haber tocado techo. Su más bien poco convincente adaptación cinematográfica de Tintín y sobre todo la descaradamente tópica Caballo de Batalla parecían los síntomas decisivos de un director que ya ha dicho lo que debía. Pero las reacciones que por el momento está causando su recién estrenada Lincoln nos obligan a como mínimo replantearlo.

Y es que la cinta del director de Salvar al soldado Ryan está logrando un gran éxito en su país, especialmente en lo que respecta a audiencia. En cuanto a la crítica, hay cierta diversidad de opiniones, pero sorprendentemente parece existir un punto de encuentro en el que todos alaban su capacidad de absorción, y especialmente el detallismo con que se trata todo el aspecto político. Como dice DiCaprio en la película que a continuación comentamos, antes de su estreno contaban con mi curiosidad… ahora tienen mi atención.

.

Y, ¿qué decir sobre el nuevo trabajo de Tarantino?….Pues tan solo que los buenos comentarios de prácticamente todo aquel que ha podido disfrutar de su visionado no hacen más que aumentar mi impaciencia para verlo. Grandes expectativas hacia el último trabajo de un director que hasta ahora ha demostrado saber siempre lo que hacía a pesar del riesgo y atrevimiento de sus propuestas. Veremos si con el western también pasa el examen.

Hablemos ahora de un par de estrenos a un nivel más íntimo. Este fin de semana contamos con la llegada de dos películas destacables que probablemente quedarán eclipsadas por las dos piezas anteriores, pero que en definitiva están destacando notablemente a nivel crítico, una de ellas provocando riadas y riadas de tinta.

Se trata de Tabú, película cuyo título ya nos pone en alerta por ser el mismo que el de la última pieza del célebre director del cine mudo F.W. Murnau. Esta película del joven director portugués Miguel Gomes, rodada en blanco y negro, se propone reivindicar parte del lenguaje visual cinematográfico característico del cine mudo.

Dicho film ha dado la vuelta al mundo y no ha dejado a nadie indiferente, si bien es cierto que ha sido causa de tanto entusiasmo como de rechazo. Galardonada en el festival

cinematográfico de Berlín, Tabú apunta a ser la clásica película anticonvencional que divide en dos bandos la posición de público y crítica: los que la adoran y los que la odian.

Por último, está la tercera película del director surcoreano Yun Jong-Bin, cuyo estreno ha cosechado un gran éxito en su país y logró destacar considerablemente en el último festival de Sitges. Se trata de Nameless Gangster, un thriller de enfrentamientos mafiosos que prefiere la tensión conseguida mediante el diálogo ingenioso al bombardeo de escenas de acción. Por el momento está siendo causa de opiniones dispares y en ocasiones ha sido comparada con el mejor Martín Scorsese. Tal vez merezca la pena…

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s