Nuevo cine del Siglo XXI (6)

Imatge

Afortunadamente, tras un oscuro período de escasa creatividad y de continua reiteración llega una refrescante oleada de nuevas propuestas que abarca aproximadamente desde el año 2005 hasta el 2010. A lo largo de este nuevo período una serie de títulos de prestigio considerable actualiza el cine contemporáneo arrojando algo de luz al terreno comercial. Hablamos de un conjunto de películas que mayoritariamente reivindicarían su prestigio desde la cima de los Oscars y que destacan sobretodo por plantear atmósferas y argumentos poco (o nada) presentes en la primera mitad de la década del 2000. Esta oleada, semilla del fenómeno cinematográfico al que hoy nos referimos como Nuevo cine del Siglo XXI, puede dividirse en dos apartados: el de títulos cuya innovación ya ha sido probada gracias a su visible influencia en trabajos posteriores y el de aquellos títulos que por el momento no parecen tener sucesión. Empecemos por el primer caso.

Títulos de innovación probada, en orden cronológico

Imatge

 1.- Buenas noches y buena suerte – Año 2005

La trilogía El señor de los Anillos ha finalizado y la saga de Harry Potter lanza por la borda toda su clase con la decepcionante El cáliz de Fuego. Las volteretas del hombre araña ya no sorprenden ni tampoco los superpoderes de los mutantes de X-men. Nadie parece entusiasmado con la primera parte de Los 4 fantásticos y el desprecio hacia las nuevas entregas de Star Wars flota en el aire, como sucede también con la segunda y tercera parte de Matrix. Además, el nuevo trabajo de Petter Jackson, King Kong, no es más que un cúmulo de despropósitos. La era del espectáculo tridimensional toca su fin.

Al mismo tiempo, el característico estilo de los autores cinematográficos del hollywood setentero ha dado ya sus últimos frutos con títulos de carácter absolutamente clásico, como Milion Dolar Baby, Master and Comander o Descubriendo Nunca jamás; mientras que ciertos autores consagrados como Scorsese y Steven Spielberg exprimen al máximo los últimos jugos de una etapa autoral casi finiquitada con las películas El aviador, Munich o La guerra de los mundos. Ni siquiera los hermanos Coen parecen tener nada nuevo que decir. En definitiva, en el ambiente puede olerse el aroma de fin de época.

En medio de tal situación entra en escena el segundo trabajo del actor estrella George Clooney, una grata sorpresa a distintos niveles. Usurpadora del puesto a La lista de Schindler al pasar a ser desde entonces la última película en blanco y negro presente en los premios de la academia, Buenas noches y buena suerte nos recordó cómo era el sabor del auténtico cine de personajes ofreciéndonos una excelente radiografía del mundo televisivo de antaño, aprovechando al mismo tiempo el compromiso político de su protagonista para hablarnos de la desinformación contemporanea.

Michael Clayton, Un tipo serio, Los idus de Marzo y El fraude son los títulos más significativos que encontraron cabida en la industria cinematográfica hollywoodiense gracias al camino abierto por el trabajo de Clooney. Hablamos, a grandes rasgos, de un cine centrado en radiografiar a sus personajes, normalmente protagonizado por un sujeto disconforme con su entorno, en donde la corrupción, las jugadas políticas o legislativas y la deslealtad hacia las reglas sociales (legales o no) tienen un importante peso.

2.- Brokeback Mountain / Expiación – Año 2006 [ y 2007]

Imatge

Mientras disfrutábamos de una exquisita exposición de buen cine ofrecida por el actor George Clooney, el director taiwanés Ang Lee se decidió a impartir su propia lección narrativa con una sorprendente historia de amor que rompería todos los tópicos habidos y por haber. Su trabajo abrió un nuevo camino a este cine cuya trascendencia la marca el paso del tiempo, normalmente centrado en un conflicto personal no resuelto por parte del protagonista que, a pesar de difuminarse con los años, queda para siempre presente.

Un año más tarde llegaría a las pantallas el segundo trabajo de Joe Wright, una película igualmente centrada en el demoledor paso del tiempo cuya fuerza puede barrerlo todo excepto un conflicto no resuelto. Aunque es posible que Expiación llegara a la industria gracias al camino abierto un año antes por Brokeback Mountain, lo cierto es que este título cuenta con un rasgo personal no presente en la película de Lee, que es el planteamiento de una historia personal alternativa como sedante frente a una realidad demasiado dura. Este rasgo la hace merecedora de tener también su propio puesto en el el colectivo de obras significativas, pues como veremos a continuación, sirvió de influencia para otros títulos.

El curioso caso de Benjamin Button, El lector y La vida de Pi son los ejemplos más llamativos de películas cuya atmósfera fantasiosa, trascendencia centrada en el paso del tiempo y conflictos vivenciales anclados en el pasado pudieron aparecer con normalidad en las salas de cine gracias a la existencia de los dos títulos anteriores.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s