Nuevo Cine del Siglo XXI (6.1)

Imatge

3.- Casino Royale – Año 2006

Durante los doce años que transcurrieron entre los estrenos de Mentiras arriesgadas (James Cameron) y Casino Royale (Martin Campbell) el género de acción experimentó una de las mayores crisis genéricas habidas en la historia del cine. Personalmente tan solo encuentro cinco títulos de acción interesantes aparecidos en dicho período, y lo cierto es que casi ninguno de ellos está al nivel de películas de culto como Goldfinger (Guy Hamilton), Charada (Stanley Donen), Terminator (James Cameron), La Jungla de cristal (John McTiernan) o la ya mencionada Mentiras arriesgadas. Ellas son El rostro (Antonia Bird, 1997), Oceans Eleven (Steven Soderbergh, 2001), El caso Bourne (Doug Liman, 2002), Kill Bill (Quentin Tarantino, 2003) y El mito de Bourne (Paul Greengras, 2004), algunas mejores que otras y todas inmensamente distintas entre sí. Tal vez podamos incluir dos títulos a la lista, más por un rasgo particular que poseen que por su resultado global: Ronin (John Frankenheimer, 1997) por sus espectaculares persecuciones y Matrix (Andy y Lana Wachowski, 1999) por su importante contribución en la integración de la imagen por ordenador.

independenceday

Así pues, en el período que abarca aproximadamente desde el año 1995 hasta el 2005 las buenas películas de acción son mucho más la excepción que la regla. Algo, a mi entender, debido a la aparición de dos factores que condujeron al cine de acción hacia estos diez años de estropicio. El primero tiene lugar aproximadamente entre 1995 y 1996 y se resume al hecho de que títulos como Goldeneye (Martin Cambell), La roca (Michael Bay) o Independence Day (Roland Emerich) plantearan una reforma genérica gracias a la cuál los personajes y la credibilidad de las secuencias trepidantes se convirtieron en algo secundario. El segundo es la irrupción en el cine de las imágenes generadas por ordenador, un fenómeno que entre 1999 y 2001 se convierte en un cremoso juguete con el que los cineastas se divierten jugando a descubrir cuan alto puede llegar a ser el nivel de sus fantasmadas. De ello resultan títulos como Muere otro día (Lee Tamahori), Las cronicas de Ridick (David Twohy), Matrix Revolutions (Andy y Lana Wachowski), Piratas del Caribe (Gore Verbinsky) o El día de mañana (Roland Emerich).

desde parís con amor

No deja de ser curioso que precisamente uno de los directores que más fuertemente contribuyó a tal estado de incertidumbre entrara en escena sin previo aviso con una película que ahora veo como el primer rayo de luz en medio de una inmensa tempestad. Martin Campbell, responsable de la mencionada Goldeneye, irrumpe en las salas de cine en el año 2006 con la fantástica Casino Royale, película que no solo recuperó el interés hacia los personajes sino que además planteó una cuidadísima elaboración en lo que a escenas de acción se refiere, casi todas rodadas en imágenes reales (en lugar de estar hechas por ordenador). Así es como después de años y años durante los cuales títulos como Transporter (Corey Yuen, Louis Laterrier), 60 segundos (Dominic Sena), The italian Job (F. Gary Gary), La momia (Stephen Sommers), A todo gas (Rob Cohen) o xXx (ídem) dominaran el terreno de la acción aparece un nuevo referente radicalmente distinto, del que saldrán joyas tan suculentas como Skyfall, Venganza, Desde París con amor, Mision Imposible: Protocolo fantasma y Jack Reacher.

Imatge

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s