Nuevo Cine del Siglo XXI [ 6.2 ]

Imatge

4 .- No es país para viejos – 2007

En el año 2007 se da un importante acontecimiento que va incluso más allá de la recuperación de los personajes y el despoje del carácter prefabricado. Para poner orden a los hechos, empecemos por un rápido análisis sobre las siete producciones galardonadas por el Oscar a la mejor película antes del al estreno de No es país para viejos – es decir, desde el año 2000 hasta el 2007 -.

Gladiator: El sueño americano en la época romana.
Una mente maravillosa: El sueño americano en el terreno psicológico.
Chicago: El sueño americano en formato musical y con corrupción de por medio.
El señor de los anillos – El retorno del rey: La aventura de Frodo Bolsón despierta un innegable halo a sueño americano.
Million Dolar Baby: El sueño americano con final agridulce.

He aquí el Quinteto del Sueño Americano. Lo que sigue son dos producciones que, si bien no comparten la particularidad principal de los títulos anteriores, sí están dotados de un envoltorio más que adecuado para participar en lospremios de la academia. Hablamos de Crash (Colisión), una supuesta crítica social dotada de una moraleja final semejante a “en el fondo todos somos buenos” e Infiltrados, manido thriller policíaco en donde la verdad termina inevitablemente saliendo a la luz. En cualquier caso, seria injusto no admitir que estos dos últimos títulos representaron algo así como el inicio del despertar del sueño americano, pero lo cierto es que el corte definitivo todavía estaba por llegar.

Imatge

La sorpresa se da en el año 2008 cuando una producción de atmósfera oscura y final catastrofista es galardonada por la academia como Mejor Película. Y lo más significativo es que esta película no solo borra del mapa una atmósfera moralista que impregnaba el aire de los Oscar desde hacia siete años, sino que además recibe la estatuilla dorada sin necesidad de modificar ni un centímetro de su apariencia original, algo que no sucedía desde hacia aproximadamente dos décadas. Y es que esta vez no se trata de una historia de amor con final triste, como El Paciente inglés, ni del sacrificio de un personaje heroico que conduce a su pueblo a la libertad, como Braveheart. De hecho, el trabajo de los hermanos Coen ni siquiera recuerda al crecimiento personal de un sujeto que halla la muerte tras llenar su vacío existencial, como en American Beauty.

No es país para viejos es, sencillamente, una historia de carácter pesimista de inicio a fin en donde no impera ningún valor moral ni los personajes experimentan evolución alguna. Sobra decir, entonces, que se trata de una película que (a diferencia de las galardonadas en años anteriores) presenta un formato absolutamente despojado de todo indicio “newhollywodiense”. En resumen, es con esta película que, tras reconquistar el terreno de la acción con Casino Royale y rodear la metrópolis con los títulos Buenas noches y buena suerteBrokeback Mountain Expiación, el proceso de actualización cinematográfica empezado en el año 2005 logra penetrar el corazón del sistema.

La intervención en el panorama cinematográfico de una película de carácter tan claramente depresivo (por decirlo de algún modo) dio como resultado la posibilidad de entrar en la industria a importantes trabajos como Winter’s BoneEl topo o La carreteraeste último basada en la novela homónima de Cormac McCarthey, autor responsable de la pieza adaptada por los hermanos Coen.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s