Nuevo Cine del Siglo XXI [ 6.5 ]

7 .- Iron Man – año 2008

Iron-Man-2008

Antes de la irrupción en las pantallas de las dos películas Iron Man y El caballero Oscuro la figura del superhéroe llevaba años peleada con el buen cine. Batman y Batman Vuelve a parte, eran poquísimas las películas protagonizadas por personajes superpoderosos que uno podía citar sin ruborizarse. Este hecho que puede atribuirse a dos razones:

1.- Antes de la llegada de joyas como Watchmen, Batman: año uno, El regreso del caballero oscuro o Arkham Asylum el cómic de superhéroes era poco más que un libreto de aventurillas destinado a entretener a los niños. Y esto es precisamente lo que el cine estuvo llevando a la pantalla durante años y años antes de que los verdaderos aficionados al cómic conquistaran parte del terreno cinematográfico. Y desgraciadamente, hasta entonces buena parte de los cinéfilos vivió convencida de que el buen cine y los superhéroes eran incompatibles.

2.- Nos guste o no, los superhéroes acostumbran a necesitar una producción capaz de sacar a relucir sin modestia sus habilidades fantásticas. Y esto no se dio al 100% hasta la aparición de la imagen generada por ordenador, algo que, además, en un primer momento no pareció nada bueno, pues de pronto los directores parecieron volverse locos jugando a descubrir cuanto más era capaz de hacer su nuevo juguete. Algo que, como es de esperar, acabó con toda profundidad de los personajes, que de repente parecieron convertirse en monigotes destinados a dar saltitos de un lado para otro.

iron-man-3142

Para entender a qué me refiero, no hay más que ver el boom de películas de superhéroes que prácticamente monopolizaron las taquillas desde inicios de la década del 2000 hasta aproximadamente el año 2008: Blade, X-men, Spiderman, Hulk, Darredevil, Catwoman, La liga de los hombres extraordinarios, Los cuatro fantásticos, Superman Returns y todas las continuaciones respectivas. No es hasta el año 2005 cuando Christopher Nolan demuestra con Batman Begins que existe algo más allá del superhéroe destinado a dar brincos y a luchar maquinalmente en el nombre del bien. Pero ya llegaremos a eso.

Tal vez por la crisis financiera, tal vez por el cansancio del abuso de infografia o tal vez por desgaste propio, en el año 2008, la figura del superhéroe casado con el bien ya no era tan convincente como en sus inicios. De hecho, adaptaciones de cómics de carácter más adulto como la ya citada Batman Begins o la muy respetable Sin City parecían funcionar mucho mejor tanto a nivel económico como en el ámbito crítico. Y dentro de este nuevo terreno encontró un perfecto encaje la divertidísima Iron Man, una película que por primera vez se atrevió a ridiculizar al superhéroe al presentarlo como un alcohólico empedernido cuyos actos respondían únicamente a su egocentrismo.

Este carácter desenfadado, esta voluntad de priorizar la construcción del personaje ante el espectáculo visual y este saludable aspecto cómico que, paradójicamente, aportaría seriedad al trabajo, fueron los elementos que propulsaron hacia el éxito a esta nueva apuesta marveliana, elementos que, además, convertirían el género de superhéroes en el cine de aventuras contemporáneo gracias a las películas Star Trek, Kik-Ass, X-men: First class, Los vengadores y Iron Man 3.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s