El llanero solitario – Tercer Blockbuster Veraniego

El llanero solitario

Lo más llamativo del último trabajo del director de Rango es la contundencia con que la crítica se ha dedicado a destriparlo sin miramientos desde el día de su nacimiento. De acuerdo, El Llanero Solitario no es exactamente lo que llamaríamos una buena película. Pero aún así, no encuentro lógica alguna en el hecho de que el título que nos ocupa sea causa de tan inmenso boicot mientras que una saga tan claramente prefabricada como Piratas del Caribe fuera acogida por el mundo entero como la más inmensa de las innovaciones aventurescas. Pues personalmente, no creo que haya genialidad en ninguno de los dos casos, pero así como en el de las aventuras del ultra-empalagoso Capitán Jack Sparrow mi posicionamiento está más que claro, debo confesar que en el caso de El Llanero Solitario mi corazón se encuentra algo dividido: por una parte estoy de acuerdo en que se trata de una cinta de aventuras ligera e ingenua que no hace otra cosa que narrar la historieta de siempre. Pero por otra, creo que esta película cuenta con determinados ingredientes sorprendentemente bien llevados que dan como resultado trepidantes secuencias que claramente están por encima de la media. Es por esta dicotomía que me dispongo a dividir el artículo en dos apartados.

Johnny-Depp-Armie-Hammer-The-Lone-Ranger-Still-5

Lo que hace de El Llanero Solitario una película repetitiva

Sin duda alguna lo peor de El Llanero Solitario son sus dos personajes principales. Ambos están presentados no como dos personajes determinados de una historia específica sino como la réplica de unos personajes prototípicos ya conocidos por todo el mundo: el uno como el clásico “bueno de película” defensor de la justicia y el otro como el producto comercial standard en que hoy en día se han convertido la mayoría de los papeles de Jonny Depp. No es difícil deducir que de la unión de ambos perfiles no nacerá ninguna interacción interesante ni mucho menos innovadora. Sencillamente tenemos a dos protagonistas que responden a un perfil prefabricado y que parecen haber caído en medio de una historieta convencional más bien poco prometedora. Historieta que, como es previsible, estará dotada de numerosos gags confiados a la sobreactuación de Johnny Depp que rozan el ridículo, y de secuencias de acción saturadas de infografía; padrina oficial de las películas de aventuras contemporáneas dotadas de efectos especiales. Dicho lo cuál, a la única conclusión a la que podemos llegar es que el visionado de El Llanero Solitario no supondrá ningún gran descubrimiento.

Lo que hace de El Llanero Solitario una película entretenida

Lo cierto es que, a pesar de todo lo dicho, Gore Verbinski sabe hacer un buen uso de los decorados y de la exquisita dirección de arte con que cuenta su película. Ambientes como el burdel en el que se encuentra una también repetitiva Helena Bonham Carter o el pueblo de Texas desde el que parte el grupo de Rangers en busca de los forajidos se despliegan en la historia con suma elegancia, creando un escenario tan creíble como apetecible de descubrir, ideal para una película “del oeste”. Y lo mismo sucede con el perfil de personajes que rodean a los dos protagonistas: tanto el grupo de forajidos como los Rangers que cabalgan tras ellos, e incluso el conjunto de políticos (entre los cuales se encuentra un excelente Tom Wilkinson) responden perfectamente a lo que se espera de su tipología de personajes. Y esta vez sí, de la unión de los tres apartados nacen una serie de trepidantes secuencias de pura adrenalina que alternan más de una acción a la vez con suma maestría, tratando con sumo cuidado el tempo y haciendo confluir las tres situaciones en varias explosiones de acción desenfrenada que en ocasiones incluso resulta divertida. Con lo cuál uno llega a olvidar por momentos la mediocridad de los dos personajes principales.

foto-el-llanero-solitario-5-407

A lo largo de este verano me he referido a dos películas pertenecientes al subgénero denominado Blockbuster Veraniego. En ambas hablé de la autoría que tan fácilmente podía percibirse en cada una y de cómo esta los convertía en dos trabajos que logran ir algo más allá del mero producto comercial palomitero. El primero es Star Treck: En la oscuridad y el segundo Guerra Mundial Z. Pues bien, esta vez nos encontramos, es cierto, ante el más flojo de los tres Blockbusters Veraniegos que más han dado que hablar este verano. Pero la buena noticia es que, a diferencia de otras ocasiones, esta vez hasta el más flojo de los trabajos cinematogràficos puramente comerciales del verano cuenta con aspectos reivindicables, como por ejemplo este firme tempo narrativo que incluso logra que por momentos disfrutemos de la película sin plantearnos nada más de ella. O dicho en otras palabras, ojalá el mínimo de todas las superproducciones veraniegas sea este. Sin duda, este logro es algo debido a la autoría del director Gore Verbinski. Sin duda, esta es otra conquista del Nuevo Cine del Siglo XXI.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s