El consejero (Ridley Scott)

the-counsellor

Soy de la opinión de que el largo listado de trabajos cinematográficos pertenecientes a Ridley Scott cuenta únicamente con dos películas reivindicables (al menos hasta hace muy poco tiempo), a saber, Alien y Blade Runner. Son dos películas que sacaron del caparazón al conocido director, los films, en definitiva, con los que Scott dio a conocer su nombre a inicios de los años ochenta. De modo que, siendo el caso que estas son las dos únicas películas interesantes del director inglés, puede decirse que hablar de la obra de Scott implica referirse a una obra que terminó apenas habiendo empezado; quedando ahora lejos aquel director que antaño nos sorprendió con innovadoras revisiones de la ciencia-ficción y habiendo persistido del mismo solo una silueta sin personalidad, incapaz de desmarcarse de las pautas convencionales. En resumen, casi resulta innecesario precisar que existen dos excepciones en la insulsa fimografia del director; resultando más cómodo (y casi más sincero) atreverse a hacer la afirmación “no me gusta el cine de Ridley Scott”… … o al menos eso podía decir antes del estreno de su último trabajo.

Para aquellos que puedan estar leyendo este artículo, les ahorro el misterio: títulos como Thelma y Louis, Gladiator, Black Hauk Derribado o American Gangster no me parecen en absoluto buenos trabajos. Más allá del obvio mérito técnico y estético que puedan tener, todas ellas son a mí entender películas vacías y prefabricadas. No obstante, son también producciones aclamadas tanto por público como crítica; todo lo contrario de lo que sucede, precisamente, con la película que nos ocupa. Hablamos de una película esperada con altísimas expectativas (en parte debido a la atrevida convinación de Comrmac McCarthy y Ridley Scott, en parte por su importante elenco de actores) que fue recibida con durísimas críticas concernientes a la (supuesta) superficialidad con que la película está narrada. Desde mi punto de vista, sin embargo, El consejero carece de todos los aspectos peyorativos presentes en los anteriores trabajos del director y es poseedora de una imponente puesta en escena que apuesta por una fría y humilde dirección, ideal par plasmar en imágenes el (excelente) guión ofrecido por el autor de The Road.

el consejero

Es probable que sea precisamente por la humildad con que está narrada, por esa ausencia de grandilocuencia y sobretodo por la carencia de grandes filigranas técnicas que la película ha sido tachada de mediocre y diáfana, sin duda alguna debido a una confusión de sencillez por simplismo. Y es que en realidad es precisamente esta naturalidad, esta ausencia de piruetas narrativas innecesarias lo que permite a los personajes de El consejero aflorar sin dificultades, quedando todos y cada uno perfectamente retratados. En resumen, si Ridley Scott nos tiene acostumbrados a películas en donde los personajes quedan ahogados por una puesta en escena exagerada (Gladiator, El reino de los cielos, Black Hauw Derribado) lo que ahora encontramos es una propuesta en donde los únicos protagonistas son los personajes y los sucesos que estos viven. No encontramos nada sobrante en El consejero; únicamente un seguido de hechos narrados con una estimulante crudeza y a un conjunto de personajes tan interesantes como bien definidos. Al parecer, Scott ha decidido permitir al guión de McCarthy manifestarse tal y como fue escrito.

Una de las grandes virtudes de la nueva película de Scott es su apuesta por insinuar antes que por mostrar. Con ello me remito especialmente al brutal desenlace de la cinta, este en donde el director de Prometheus demuestra todo lo que es capaz de sugerir una sola imagen, una en la que el público se ve obligado a imaginar todo lo que esta esconde, sin dejar espacio alguno para las dudas. Algo que encuentra un perfecto complemento en los habilidosos diálogos de los personajes, que asumen la elegante función de acompañar a dichas imágenes sin llegar a tomarles el relevo. A todo ello se le añade también una objetiva y ágil puesta en escena que nos ofrece atrevidas e imprevisibles secuencias, algunas provistas de un alto grado de violencia y otras poseedoras de un aire casi onírico (recordemos la desenfadada secuencia de tiros en medio de una carretera desierta de desenlace imprevisible o la impactante escena en que Cameron Díaz se refriega en el coche del personaje interpretado por Javier Bardem). Todo un ejercicio de reinvención de estilos por parte de un director radicalmente familiarizado con un cine que hasta ahora pretendía mostrar más de lo que contienía.

the_counselor_michael_fassbender

Anuncios

Un comentario el “El consejero (Ridley Scott)

  1. […] Z, interesante (aunque desigual) aproximación al universo zombie por parte del cine comercial; y El consejero, película que desde mi punto de vista merece ser catalogada como la mejor película que el […]

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s