El lobo de Wall Street: Scorsese en el Siglo XXI [ I ]

el lobo

El hecho de que el El lobo de Wall Street se haya estrenada al mismo tiempo que La gran estafa americana nos da el punto de partida perfecto para observar cómo se percibe hoy en día el cine de Martin Scorsese. Hablamos de un estilo que ha tenido una peculiar evolución, tanto por lo que respecta a sus rasgos distintivos como en su recepción por parte de la audiencia. Los primeros trabajos del director de Gangs of New York tuvieron más bien poco éxito en términos taquilleros, si bien la crítica se mostró interesada en ellos desde el principio. Joyas como Taxi Driver, Toro Salvaje, El rey de la comedia e incluso Uno de los nuestros no lograron ni de lejos el éxito de sus contemporáneas Tiburón, El Padrino, Star Wars, Indiana Jones o La lista de Schindler. Una maldición que el director arrastró consigo hasta el año 2006, momento en que Infiltrados se convierte en su primer gran éxito comercial, premiado con la estatuilla dorada. Un éxito que, en cierto modo, reencaminó la carrera de Martin Scorsese permitiéndole hacerse un hueco dentro del terreno comercial, facilitando al mismo tiempo que, años después, una película tan scorsesiana como El lobo de Wall Street haya supuesto uno de sus mayores éxitos.

Pero la cálida acogida que hoy en día vive el trabajo que nos ocupa no se explica únicamente por el camino abierto mediante la oscarizada Infiltrados. El hecho se da, sobre todo, gracias el importante recorrido cinematográfico que ha experimentado el estilo del cineasta. Vayamos un poco hacia atrás. En los años setenta, el tipo de narrativa que el director italoamericano expuso sorprendió por su violencia explícita y por su capacidad para aunar un lenguaje cinematográfico muy explícito con una exposición cruda y realista de los acontecimientos. Se trataba de un tipo de narrativa nunca visto en hollywood, tomado prestado de recientes corrientes cinematográficas como la Novelle Vage o el Neorrealismo Italiano. Como era de prever, el público no estaba preparado para un impacto visual tan directo, motivo por el cuál los trabajos del director fueron archivados rápidamente en el apartado de “cine minoritario”. Pero a lo largo de los treinta años que transcurren entre las primeras manifestaciones del artista y su más reciente éxito se dan un seguido de sucesos que situarán el estilo “scorsesiano” en la cumbre de un tipo de cine que hoy en día toda la audiencia reconoce. Veamos cuales son.

el lobo 2

Existen dos importantes cineastas dentro del terreno “subcomercial” que fundan los cimientos de su despegue cinematográfico en inconfundibles influencias scorsesianas. Ellos son Quentin Tarantino y Paul Thomas Anderson. En las primeras películas de ambos se observan reconocibles influencias de dicho autor en lo que a narrativa se refiere, desde el uso que hacen de la violencia explícita hasta el tipo de montaje que encontramos en sus películas; como también en sus llamativos planos secuencia. Lo que encontramos en sus primeros trabajos es una especie de adaptación del sello scorsese orientado al gran público; algo semejante a una reinvención de dicha narrativa pasada por el filtro comercial. Todo ello deriva en la explosión de una pequeña moda centrada en la agilidad narrativa, dentro de la cual encontramos los primeros pasos de directores como Guy Ritchie (Snatch, Cerdos y diamantes), Fernando Meirelles (Ciudad de Diós) e incluso Andrew Niccol (El señor de la guerra). Así es como un estilo de narrativa en un primer momento reservado para un público selecto se convierte en el pan de cada día del terreno convencional. No hace falta decir que La gran estafa americana es una heredera indiscutible de esta “moda scorsesiana”.

Todo lo mencionado nos conduce hasta el año presente, en donde encontramos los estrenos simultáneos de El lobo de Wall Street y La gran estafa americana. Y lo primero que hay que decir es que, a pesar de todo el camino recorrido, el sello de Scorsese se mantiene totalmente intacto. En su última producción, el director italoameticano demuestra conservar su capacidad para sorprender, su capacidad para seguir innovando a pesar de la importante influencia que su estilo ha tenido en el cine. Nos encontramos ante un contexto cinematográfico plagado de referentes del sello Martin Scorsese en el que este último se levanta como el rey de la función, como el amo indiscutible de un estilo que a día de hoy él sigue dominando mejor que nadie. Pues su película es tan fresca como sus primeros trabajos, tan sorprendente como lo fuera hace ya más de veinte años Uno de los nuestros. El sello de Martin Scorsese ha sido adaptado a todo tipo de géneros, llegando a convertirse en un formato independiente al contenido; pero a pesar de todo el director sigue recordando su razón de ser originaria, y lejos de caer en convencionalismos, lo emplea como herramienta necesaria al servicio de la historia que desea contar.

el lobo3

De ahí que, a pesar del indudable buen acabado que conforma La gran estafa Americana, El lobo de Wall Street se encuentre a años luz de la misma; honrando así la incansable paciencia con que Martin Scorsese ha ido labrando su estilo, logrando finalmente instalarse como dominante indiscutible del cine contemporáneo. Hablamos de un estilo que se ha ido impregnando de forma imperceptible en nuestro día a día, convirtiéndose poco a poco en el sello convencional del cine contemporáneo. En pocas palabras, Martin Scorsese ha logrado que el público de hoy en día esté preparado para apreciar su grandeza como no lo estuvo hace veinte años. La la mano temblorosa con la que filmó sus trabajos más recientes (recordemos las algo fallidas Gangs of New York, El aviador o Inflitrados) ha perdido ahora toda su timidez para explotar sin pudor en una de las grandes manifestaciones del talentoso Martin Scorsese. Con todo, es un auténtico placer reencontrarse con el auténtico Scorsese en una película de sorprendente frescura y de admirable solidez. La pieza cumbre de un director que ha sabido reinventarse manteniendo intacta su característica personalidad.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s