Interstellar (Christopher Nolan)

interstellar

No lo niego, la carrera cinematográfica de Christopher Nonlan es un tema que me he resistido a tocar en más de una ocasión. Ello no se debe a lo poco o mucho que (desde mi punto de vista) haya podido aportar este director a la más reciente historia del cine, sino a considerar que nada interesante podía salir de una reflexión de alguien que tan poco interesante encuentra el tema a analizar. No obstante, es innegable que en los últimos años el aclamado director ha logrado forjar su propio camino e inventar una firma por todos reconocible. Por ello creo justo y oportuno referirme a él con motivo de su último trabajo, Interstellar, tal vez el más ambicioso; loable cuando menos por su valentía de aunar sin temblor los dispositivos más reconocibles del cine comercial y el estilo contemplativo propio del autor independiente. Una apuesta cuyo riesgo ya se está cobrando sus consecuencias: no hay más que ver el escepticismo con que el público está recibiendo dicho producto.

INTERSTELLAR

Si algo no puede negársele a Nolan es su determinación en escoger proyectos dispuestos a romper expectativas, esforzándose siempre en conseguir un acabado en el que autoría y comercialidad convivan con la máxima harmonía. Y en la mayoría de los casos, los resultados responden al propósito. El problema está en que el fuerte potencial de los proyectos escogidos siempre acaba chocando con el tratamiento infantil y poco profundo que el director ejerce sobre ellos. Nolan confunde comercial con convencional, temeroso, al parecer, de que una reflexión demasiado compleja pueda alejar sus trabajos de los multicines. Esto era lo que pasaba, por ejemplo, con Origen: la complejidad del mundo de los sueños y su aspecto onírico, todo este campo de condición abstracta tan propicio a la sugestión mucho más que a la sentencia, quedaba reducido a la exposición de un escenario, consistente en una serie de plataformas distribuidas en una extraña jerarquía temporal. Y por si acaso, que se peguen algunos tiros.

En el caso de Interstellar pasa algo muy parecido. No obstante, Nolan parece esta vez más seguro de sí mismo, al menos en lo que respecta al terreno formal: ya no hay necesidad de persecuciones, ni de tiroteos ni de un montaje pretendidamente dinámico. El narrador se toma su tiempo, remarcando los momentos importantes y apuntando con un par de pinceladas los transitorios. Algo que daría a la película una altísima puntuación de no ser porque, en el fondo, Interstellar sigue siendo el sueño de un niño que juega a llevar a su terreno infantil una reflexión demasiado compleja (algo que hace pensar, de forma preocupante, en el reciente caso de Lucy). Y esto es algo que, por desgracia, se manifiesta a menudo: pensemos en la hortera secuencia de despedida entre padre e hija, en los caprichosos detalles que Nolan se cuida en sembrar al inicio para recoger al final (aquella palabra, “quédate”, pronunciada en el primer acto como una súplica intrascendente y reciclada en el tercero con una facilona re-lectura), y especialmente, en este cursi y convencional desenlace que pretende convencernos de que el amor es la explicación definitiva para todo conflicto existencial.

interstellar (2)

Debo reconocer, no obstante, que el poderío visual y el ritmo eficazmente pausado que conforman la cinta dan cómo resultado una atmósfera endiabladamente absorbente, tan atractiva como hipnótica, que en ocasiones casi consiguió engañarme. Es decir, el empeño con que el director se esfuerza en trazar cada línea de su cuadro llega por momentos a hacernos olvidar que el dibujo carece de contenido. Y sí, este es el momento en que me sirvo de aquella frase tan típicamente usado a modo de eufemismo cuando se pretende evitar el concepto “mediocre”: como mínimo, me entretuvo. Y para suavizar un poco (aunque no demasiado) el mal sabor de boca, añado: en ciertos momentos llegué incluso a sentir interés. Lo cuál no es poco, especialmente si pensamos que se trata de un producto cuyo visionado alcanza prácticamente las tres horas.

interstellar (1)

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s