El hombre de acero (de Zack Snyder)

Man of steel

Se me ocurren tres puntos de partida desde los que enfocar el estreno de El hombre de Acero, primera re-interpretación cinematográfica en cuarenta años del origen del superhéroe más conocido del mundo. En primer lugar, está la mano de Zack Snyder, que se percibe a quilómetros de distancia. Hablo de esta forma hiperactiva de dirigir las escenas de acción, de los rápidos saltos de espacio y de la espectacularidad visual abarrotada de infografía, entre otros de sus rasgos. En segundo lugar, tenemos la no menos evidente producción y participación en el argumento de Christopher Nolan y su guionista habitual, sin duda responsables de los conflictos sociales con que choca el superhéroe y de su desencaje en el mundo que lo rodea. En tercer lugar, estamos hablando de la reaparición de Superman en una película que se propone consolidar la atmósfera DC y desmarcarla definitivamente del colorido estilo “marveliano” (recordemos que ya está en marcha la adaptación al cine del grupo de superhéroes de DC, la Liga de la Justicia). Y si se quiere, podemos decir que en cuarto lugar están las grandes expectativas generadas por la unión de estos tres hechos.

No es ningún secreto que la sutileza no se encuentra entre los adjetivos que definen el estilo de Zack Snyder. Más bien todo lo contrario: al moderno realizador le gusta evidenciar las acciones, jugar a descubrir cuanto es capaz de abarcar cada plano, ver cómo de espectacular puede llegar a ser cada escena. De hecho, en su cine todo recurso es válido cuando se trata de maximizar el impacto: ralentización i aceleración de la imagen, acompañamiento de exagerados sonidos graves, rápidos cambios de perspectiva visual… En resumen, la coherencia del guión y la profundidad de los personajes son algo secundario cuando se trata de un film de Snyder: lo principal es impresionar. De ahí que la elección de un personaje superpoderoso cargado de habilidades sobrenaturales como protagonista pueda antojarse ante los ojos de algunos como una magnífica oportunidad para explotar todo su potencial creativo. Desde mi perspectiva, no obstante, se trata de un acto indudablemente irresponsable, muy parecido al de confiar una cerilla y un bote de gasolina a un pirómano.

man of steel 2

Pero en cualquier caso, ¿que es lo que resulta de la apuesta de dejar en manos de Zack Snyder las herramientas principales (guión de David S. Goyer, producción de Christopher Nolan y banda sonora de Hans Zimmer) con las que el director de Origen construyó su trilogía del hombre murciélago? Pues, desgraciadamente, un amorfo rompecabezas sobrecargado de acción y carente de contenido. La presentación de Clark Kent, por ejemplo, hecha mediante la mezcla de imágenes actuales y flashbaks de su niñez, está diseñada con tal empeño para denotar agilidad y una tan clara intención de recrearse con los malabarismos estructurales que toda identificación con el personaje resulta sencillamente imposible. Por otra parte, es tan poco el tiempo que Snyder dedica entre una escena y otra a la interacción entre personajes que tampoco parece existir ningún tipo de complicidad o relación entrañable entre ellos. En resumen, tan solo contamos con una esquemática presentación de roles totalmente desprovista de alma; eso sí, cargada de visibilísimos recursos formales destinados a evidenciar la presencia del director (en realidad el auténtico protagonista de la película).

Con todo, esta presentación de la sociedad como ente catastrofico que choca con los intereses del superheroe (es decir, todo lo aportado por Christopher Nolan) tan solo sirve para reducir todavía más la caracterización del protagonista principal. Pues esta capacidad para asombrar a las masas, esta condición omnipresente que caracteriza al hombre de acero y este famoso posicionamiento jerárquico social del que antaño salieran las palabras “¿Es un pájaro? ¿Es un avión? No, es Superman” es borrado del mapa para reducir al personaje en un hombre que sencillamente vuela: en la película de Snyder, Superman es un escurridizo individuo al que nadie conoce hasta la llegada de su enemigo, quien logra poner al mundo en su contra. De modo que el rasgo principal por el que reconocíamos al personaje desaparece y lo convierte en un hiperactivo monigote volador, desprovisto de personalidad y que no hace más que causar explosiones y derrumbamientos de edificios. Si esto es lo que debemos entender que el universo DC plantea para sus futuras producciones, la compañía puede estar segura de que la oscura fama que precede su universo cobrará un nuevo significado.

wallpaper-2769663

Anuncios

The Pacific (2010)

The Pacific és la nova sèrie bèl·lica que ha desenvolupat la companyia Playtone (Steven Spielberg + Tom Hanks + Gary Goetzman) pel gran canal de sèries HBO. Com el seu nom indica, ens situa a les illes del Mar Pacífic on es va lliurar part important de la Segona Guerra Mundial.

Amb aquesta producció ambdues parts volien replicar l’èxit de Band Of Brothers, considerada per molts com una de les millors sèries de la història. I és que la idea amb la que Spielberg va vendre B.O.B. a la HBO, l’hauriem tirat tots endavant: “És com Saving Private Ryan, però dura 10 hores i té un argument més versemblant.” I és totalment cert. Un grup d’actors memorable, un guió basat en un best-seller escrit per un veterà, i un pressupost de producció immens.

Però The Pacific ha resultat ser ben diferent. El pressupost immens no ha canviat (es parla de 150M de dòl·lars); però la manera d’explicar la història sí. En aquesta producció més recent, no tenim un personatge o grup de personatges fix que anirem seguint capítol a capítol. Cada personatge és tractat de manera totalment individual, amb petits flashbacks que ens expliquen d’on ve i com és la seva família. Alguns personatges coincidiran i faran amistat, però per a o per b es separaran en la majoria dels casos, degut a ferides o a ordres. En teoria és un vehicle per mostrar-nos un gran nombre d’illes i escenaris del pacífic; i no acaba de funcionar.

La constant separació de personatges fa que l’element dramàtic es perdi totalment. En cert moment, ens oblidem dels personatges, de com es diuen i d’on són. El pitjor és quan hem emfatitzat amb un, i al següent capítol es torna a un personatge anterior que no ens interessa tant. És a dir, The Pacific no funciona tant bé emocionalment com B.O.B., perquè a B.O.B. seguíem al mateix grup de persones tots els capítols, i creàvem un vincle emocional fortíssim. Per tant, quan moria algú ens afectava realment, i patíem per la vida dels personatges.

A nivell d’acció, res a dir. Sonarà capitalista, però els diners són importantíssims en una producció bèl·lica com aquesta. Hanks i Spielberg estan acostumats a treballar amb un pressupost ample, i els beneficis es noten per tot arreu: detall de la filmació, realisme dels trets i explosions, efectes especials, vestuari, localitzacions… Un dels aspectes més destacables és el sò. Amb un sistema 5.1 es pot apreciar plenament. The Pacific fa un ús brillant dels altaveus situats darrere el nostre cap, sentirem les bales xiular per tot arreu; i dels LFE (Low Frequency Effects) que fan que el subwoofer treballi a ple rendiment. Cada explosió es nota, per llunyana que sigui. No obstant, la banda sonora és massa típica, té més pinta de refregit que una altra cosa (com tot el que fa Hans Zimmer últimament).

La mà de Spielberg es torna a notar en l’inclusió de veterans al principi i al final de cada capítol, per provocar la llagrimeta fàcil. Maniobra totalment efectista, vista en la majoria dels treballs de l’Spielberg.

En conclusió, The Pacific és un intent d’aprofitar l’èxit de Band Of Brothers però diferenciant-s’hi en certs aspectes que precisament van ser els que van fer que B.O.B. fos tant celebrada. Per tant, The Pacific és un producte que simplement val la pena per les escenes d’acció, res més. Però quines escenes d’acció!

Valoració: ***/4

Pol Milian