Sitges 2014 [ 2 ]

 

Sitges sigue sorprendiendo en todos los sentidos. Una de las curiosidades de la edición presente es su predilección por géneros aparentemente poco relacionados con lo fantástico. Estoy pensando concretamente en el western, categoría a la que se acogen como mínimo cuatro de las películas vistas hasta ahora, dos de ellas a competición oficial y una participante en la Secció Oficial Fantàstic Especial. La primera ya fue mencionado en el artículo anterior: Young Ones. Las tres restantes son The rover, El ardor y Wake in Fright. En resumen, cuatro películas que trasladan el género a un escenario totalmente nuevo.

Si Young Ones se proponía reescribir el western mediante trasladando sus cánones principales a un escenario futurista, El ardor hace exactamente lo mismo pero ésta vez en territorio sudamericano. Lo que Pablo Fendrik se propone (y consigue con notable resultado) es realizar un ejercicio puramente cinematográfico, en donde todos los dispositivos están al servicio de la narrativa: planificación, fotografía y personajes, todo ello cuidado al milímetro para proporcionarnos un entretenimiento digno y elegante. Para hacernos una idea (y salvando las distancias), esta película (producida y protagonizada por un mas que correcto Gael Garcia Bernal) puede ser entendida como un “Sergio Leone rueda en la selva Brasileña”.

En The Rover encontramos un trabajo no tan interesado en estética y la exhibición formal como en la deconstrucción de este personaje hoy en día tan idealizado como es el héroe atormentado: en la película de David Michod, ambientada en Australia, encontramos a un protagonista cuyas duras experiencias no han convertido en un trotamundos sabio y solitario, sino en un simple bagabundo (tal y como el título nos indica) destinado a sembrar destrucción y desesperanza. Una película, además, inteligentemente contenida y reticente a la tentación de convertir la violencia en el típico (y ya cansino) circo de tiros.

Por último tenemos Wake in Fright, esta película recientemente reeditada, décadas después de ser apartada de circulación. Este exquisito trabajo de Ted Kotcheff, tambien ambientado en Australia (¿casualidad?), consiste en un profundo ahondamiento en las entrañas de una “subsociedad” en donde el concepto “civilización” es prácticamente inexistente. Se trata de una películara que se sirve de ciertos cánones propios del western (el forastero que llega a una ciudad en la que es visto como un extraño inquilino) para dibujar un escenario de suciedad y salvajismo pocas veces tan bien plasmado. Y una vez hecho el esquema, Kotcheff nos pregunta: ¿que pasaría si esta vez nuestro héroe decidiera convertirse en uno de ellos en lugar de ser fiel a sus principios?

Anuncios

Sitges 2014 [ 1 ]

PEL·LÍCULAS QUE HAN CONQUISTADO AL PÚBLICO

the guest

Como era de esperar, no están faltando sorpresas ni decepciones en la 47 edición del Festival Internacional de Cinema Fantàstic de Catalunya. Sin duda la película que más aplausos ha cosechado hasta ahora ha sido The Guest, último trabajo del realizador Adam Wingard, ya muy apreciado por los fans del slasher gracias a su anterior trabajo, Tú eres el siguiente. En su nueva película encontramos un experimento que mezcla drama familiar, acción y thriller, con puntuales salpicaduras de gore. Una película de guión simplista y compuesta por una elegante dirección, cuyo fondo no pasa del entretenimiento más básico, hecho que para el público funciona las veces como ventaja y desventaja (un servidor toma parte a favor de la segunda opción).

young-ones

Tampoco le fue nada mal al segundo trabajo de Jake Paltrow, Young Ones, una película cuyo género es el resultado de una clara intención por parte del director (y no al revés, como a menudo sucede en el género que abarca dicho film). En un futuro no muy lejano, una familia se ve condenada a la pobreza al decidir defender de forma incondicional unas tierras adquiridas por herencia, terreno devastado por la sequía pero prolífico en sus buenos momentos. Esta premisa da como resultado un entretenido western futurista, plagado de aciertos y nada sobrecargado, realizado con honradez, sin pretensiones y claras influencias leonianas y tarantinianas.

LO MEJOR HASTA AHORA

Sin duda, lo mejor que hemos visto por el momento es la película austríaca Goodnight Mommy. Puedo decir sin pensarlo que es la única película de cuya proyección he salido sin encontrarle ningún defecto. Se trata de un trabajo frio y perverso, sin duda heredera de lo mejor de este genio europeo que es Michael Haneke. Tan fría como directa, la película nos narra la historia de una familia compuesta por una madre y sus dos hijos, la primera recién salida de una operación de cirugía estética poco después de vivir la más terrible experiencia imaginable para una madre. La dura situación en que se encuentran lleva a los dos pequeños a empezar a sospechar que la mujer que vive con ellos no es en realidad su madre, hecho que conducirá la película hacia un terreno terrorífico, no tanto por lo que vemos como por el trágico fondo de lo que se nos está contando. Dirigida con maestría y contención, sin ningún momento excesivo y siempre con un crudísimo realismo.

Goodnight-Mommy

El nuevo trabajo de Quentin Dupieux es, como siempre, radicalmente personal. El director francés nos invita a una particular comedia de enredos que apela al humor del absurdo y que logra una extraña coherencia en esta caótica incoherencia que es Réalité. Plagada de momentos desternillantes y dirigida con una asombrosa agilidad, esta pequeña joya del cine francés logra un objetivo casi imposible: ser al mismo tiempo un delicioso divertimento y una reflexión personal y trascendente sobre la humanidad y la existencia. Ligera en las formas y densa en el contenido.

Muy reivindicable es también el último trabajo de Jonatham Glazer, Under the Skin, quien ya demostrara su talento diez años atrás con la brillante Reencarnación. Esta vez nos habla de la experiencia de un extraterrestre que se alimenta del alma de los seres humanos, todo ello narrado con solidez, tranquilidad y una elegancia digna del mismísimo Stanley Kubrick. Película de ritmo pausado que apela a la reiteración, que reflexiona sobre la condición humana y plantea un discurso filosófico sobre el existencialismo de una puesta en escena envidiable.

under the skin

Tres años después de conquistar el festival con Otra tierra, Mike Cahill vuelve a hablarnos de la superación de las experiencias traumáticas apelando a un acto de fe hacia una esperanza intangible. En I Origins ha escogido uno de las dicotomías más presentes en nuestra sociedad: el debate entre ciencia y teología (que no iglesia). Lejos de mostrarse partidario por uno de los dos campos, el director propone una tercera posibilidad: la comunión entre los dos conceptos, siendo ambos aceptados como algo que escapa a nuestra comprensión pero que en última instancia nos sirven por igual como herramienta metafórica para seguir adelante.

PECULIARIDADES

the voices

Muy interesante resulta la peculiar visión sobre la esquizofrenia que Marjane Satrapi expone en su último trabajo, The Voices. Estamos ante una película de humor negro, realizada como si de una comedia convencional estadounidense se tratara, pero con un mensaje perturbador y provista de sorprendentes escenas de violencia explícita. El acabado es una devastadora tragedia que reescribe la figura del psicokiller, haciéndonos reír y temblar a partes iguales. Una película que se ve con facilidad y que deja al público con un inquietante mal estar.

Muy particular resulta también A girl walks home alone at night, opera prima de la directora iraní Ana Lily Amirpour. Se trata de un trabajo plagado de referencias a otros cineastas, especialmente a Jim Jarmusch y Quentin Tarantino. Tal vez excesivamente pretensiosa, pero envuelta por un amor incondicional hacia el cine, la película supone una experiencia cuando menos interesante, aunque sólo sea por el ejercicio que esta nos invita a hacer: identificar a qué cineasta se rinde homenaje cada secuencia. Veremos si el tiempo la sitúa donde se propone estar: en este terreno de la reescritura del cuento de vampiros, decidida a trasladar el género al terreno del autor, algo que empezó hace unos años con Déjame entrar y que recientemente está siendo continuada por piezas como Byzantium o Sólo los amantes sobreviven.

En el terreno español encontramos la experimental La Distancia, tercer trabajo de Sergio Caballero, amante del campo experimental. Este director tan interesado en las atmósferas y en la capacidad evocadora del cine toma como punto de partida la planificación de un robo, llevada a cabo por tres enanos poseedores de extraños poderes. Film de ritmo pausado y de interesante despegue, pero víctima de cierta redundancia transcurrida su primera mitad.

child of god

Otra película a mencionar, esta vez fuera de concurso, es uno de los últimos trabajos de James Franco en calidad de director, Child of God. Se trata de una adaptación de la novela homonimia de Cormac McCarthy, que si bien no logra la brillantez de las adaptaciones de otras obras del mismo autor (como No es país para viejos o La carretera), sí consigue plasmar con cierta fidelidad sú universo. Una película muy correcta, con momentos (aunque muy puntuales) que rozan la excelencia, guarecida por esta atmósfera sucia y desesperanzadora tan propia del imaginario “mccarciano”.

Què veure a Sitges?

Avui comença el Festival de Cinema Fantàstic de Sitges, un dels pocs festivals de renom situats a Catalunya. De fet, diria que és l’únic que té un cert ressò internacional. Sigui com sigui, sempre hi ha un munt de pel·lícules bones per veure. Aquí teniu una llista del que més m’ha cridat l’atenció.

De totes maneres, el millor és no fer-ne massa cas, una de les gràcies dels festivals de cine és disfrutar de l’ambient i entrar a veure pel·lícules sense saber-ne absolutament res. Però pels metòdics i els que us fieu una mica del meu criter:

4:44 Last Day On Earth: Dirigida per Abel Ferrara (King Of New York, Bad Lieutenant) i protagonitzada per Willem Dafoe. Pel·lícula apocalíptica que respon a la pregunta: què passaria si tothom sabés que s’acaba el món? A la crítica especialitzada li ha agradat molt.

Another Earth: Una premissa extremadament interessant: com el seu títol indica, s’ha descobert un duplicat del planeta Terra. Les crítiques diuen que és una pel·lícula emmarcada en el gènere de la ciència-ficció, però l’argument no és especialment científic ni es recolza en respondre preguntes sobre el perquè de l’altra Terra. És a dir, és un drama en clau de ciència-ficció, i aquestes mescles solen sortir bé. Tinc moltes ganes de veure-la.

Arirang: La nova d’en Kim Ki-Duk. Després de veure els dos treballs més coneguts d’aquest cineasta, me’n declaro fan absolut. Tot i això, és una mica decepcionant que es tracti d’un documental que repassa la seva carrera com a director. Em fa una mica de por i ho veig totalment innecessari.

Attack the Block: L’he vist, i crec que és una pel·lícula a reivindicar. Divertida, ben rodada, amb un ritme brutal i uns efectes especials meritoris; amb un punt de partida original: uns aliens ataquen un barri pobre de Londres, i els pandilleros de la zona els hi plantaran cara. Dirigida per Joe Cornish, que participa com a guionista a la pròxima Tintin de Spielberg & Jackson. Visionat obligatori.

Contagion: Steven Soderbergh sempre interessa, i més quan es marca una pel·lícula de ciència-ficció amb un càsting colossal i una història que té una pinta bestial: tracta sobre un virus mortal que es contagia amb una facilitat pasmosa. Moltíssimes ganes de veure-la, tot i que el 14 d’Octubre surt a tots els cinemes.

Drive: Ja sabeu que sóc molt pesat sempre recomanant la Trilogia de Pusher, que retrata l’inframón criminal de Copenhague, dirigida per Nicolas Winding Refn, director que sap filmar acció des d’un punt de vista artístic, fent coses diferents però amb cap i un gran coneixement del gènere. És un dels futurs cracks, i amb Drive la crítica coincideix que ha donat el salt a la fama que tant esperàvem els seus fans. Tracta sobre un stuntman que no és aigua clara, i el càsting fa por. Visionat obligatori, a més no té data d’estrena.

Extraterrestre: De Nacho Vigalondo, freak reputat, gran director de curts i d’una pel·lícula que em va meravellar, Los Cronocrímenes. El punt de partida d’Extraterrestre és genial: normalment, en una invasió extraterrestre, tothom correria i es desesperaria. Però què passa quan la invasió passa de nit, i tu t’has lligat a una noia espectacular. Et despertes i et trobes els carrers buits i el cel ple d’OVNIS. Hi ha ganes de veure-la, el teaser pinta bé.

Hobo With A Shotgun: Pels amants del grindhouse de la vella escola. Sang i fetge per un tub, visualment cuidadíssima i amb un Rutger Hauer excels. Recomanable per anar-hi amb amics i riure en diverses ocasions. És una peli que els anglesos dirien OVER THE TOP (passada de voltes).

Jane Eyre: Pinta dramón dels grossos, però hi surt aquest incipient monstre de l’interpretació anomenat Michael Fassbender.

Melancholia: La nova de l’odiat i estimat Lars Von Trier. Ni el personatge ni el seu cinema em diuen gaire, però he de reconèixer que tant l’argument com l’aspecte visual conviden a veure-la. A més, és una bona oportunitat per veure què tal ho fa Kirsten Dunst de protagonista, una actriu que es diu que té molt talent amagat però mai ha sabut triar projectes per brillar.

Project Nim: Documental esperpèntic dirigit per James Marsh, responsable de l’enorme Man On Wire. Va tenir molt d’èxit a Sundance, i tracta sobre un tema molt interessant: una familia de hippies que als anys 70 van decidir criar un ximpanzè com si fos una persona humana, des que era un nadó. Auguro que l’experiment va sortir malament, però tinc curiositat, i aquest sentiment és el primer que ha de provocar un documental.

Red State: El gir de 180 graus de Kevin Smith, que ha passat de la comèdia a una mena de thriller de terror-acció; extremadament irregular però amb conceptes interessantíssims. Sobretot val la pena pels paperots de Michael Parks & Melissa Leo. No n’espereu molt, però és una bona peli per veure en un festival.

Twixt (3D): Última paranoia de Francis Ford Coppola, que tinc la sensació que s’ha donat un cop al cap i s’ha oblidat de fer res. Aquesta em fa més por que una pedregada, sobretot quan veig que està protagonitzada per Val Kilmer.

Tingueu en compte la secció de clàssics, aquest any s’hi poden veure Wargames, Frankenstein o A. I.: Artificial Intelligence (entre d’altres).

A veure qui s’enduu els premis, auguro teca per Drive i Contagion.